domingo, 6 de julio de 2014

Retablo Mayor de la Iglesia de Santa Bárbara, Llaranes


Retablo Mayor de la Iglesia de Santa Bárbara
Anónimo, s. XVI
Llaranes (Avilés)

Historia: Este retablo de estilo renacentista fue concebido para la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción (Tubilla del Lago, Burgos), un edificio también del siglo XVI y que tuvo por advocación primera la de San Adrián.
En 1952 el párroco se vio en la obligación de vender el retablo con el fin de obtener el dinero necesario para la restauración del templo, que se encontraba en un pésimo estado de conservación. Tras la intervención en la iglesia, en la que participaron todas las gentes del pueblo, la cabecera se cubrió con otro retablo de menor calidad artística.
Es con la construcción de la iglesia de Llaranes, dentro del barrio obrero, cuando la Empresa Nacional Siderúrgica S.A. (ENSIDESA) compra este retablo en el rastro de Madrid, siendo restaurado seguidamente en los talleres del Museo del Prado.
Dadas las pequeñas dimensiones de la obra, acordes con su ubicación en la localidad burgalesa, se hizo necesario adaptarlo al amplio testero del templo de Llaranes con un marco de granito.

Características generales: Se trata de un retablo de tres calles con cinco "casas" que rodean la hornacina central y en las que se narra la vida de Jesucristo. La predela o banco del retablo contiene las representaciones de seis santos con sus correspondientes atributos iconográficos. 
El retablo está realizado en madera dorada y las escenas, sobre tabla, están pintadas al óleo, donde se aprecian aún los rasgos de sencillez característicos del tardogótico y el naturalismo común ya en el Renacimiento.
Es de destacar que las escenas se encuentran separadas unas de otras por columnas abalaustradas en los pisos superiores y por pilastras en la predela, estando la cenefa superior de cada "casa" decorada con grutescos (vegetales, putti, amorcillos, animales fantásticos...). Además, cada escena está protegida por un guardapolvos.

Análisis de la obra:
FOTO: Rubén Domínguez.
La Adoración de Jesús (1)
En el primer plano encontramos a la Virgen, que establece cierta relación con el Niño, en actitud orante y de tipología característica del gótico. El Niño coronado por un nimbo crucífero está tumbado sobre una losa de piedra o altar. En este plano se encuentra también José, arrodillado.
El segundo plano lo componen el buey y el asno, animales de tardía incorporación a la representación de esta escena.
Por último, y en un marco arquitectónico a través del que se adivina el paisaje, encontramos a los pastores, que adoran al Niño. Al fondo, un persona de difícil interpretación se apoya en la columna.





FOTO: Rubén Domínguez.

La Sagrada Familia (2)
Se trata de una sencilla disposición, formada por Santa Ana, la Virgen y el Niño. Se encuentran sentadas en un banco de madera y tiene como fondo un tapiz de tono verdoso con un borde naranja y rematado por un encaje.
Santa Ana señala al Niño como el nombrado en las Escrituras, las cuales sujeta con la otra mano. Mientras tanto, la Virgen sostiene a su hijo en brazos, el cual tiene un nimbo floral.







FOTO: Rubén Domínguez.

Llanto sobre Cristo muerto (3)
Escena de composición piramidal formada por tres planos. El primero es el lamento sobre Cristo ya muerto, que se encuentra sobre la sábana blanca que hará de mortaja, apoyando su cabeza sobre San Juan Evangelista, a cuyo lado se encuentra la Virgen María en actitud suplicante y, a los pies de Cristo, María Magdalena.
En el segundo plano tenemos a María Salomé y María Cleofás, apenadas y con el dolor contenido que se hace patente en sus respectivos rostros. Es de destacar los contrastes de colores.
El tercer plano está compuesto por el fondo, un complejo arquitectónico que hace referencia al Santo Sepulcro (circular) y a la Basílica de Jerusalén.




FOTO: Rubén Domínguez.


La Resurrección (4)
Cristo en actitud triunfante sobre la tapa del sarcófago es quien preside la escena. Viste una capa roja y en su mano izquierda porta la Cruz de la Salvación, mientras que con su mano derecha bendice. A su alrededor cuatro soldados sorprendidos contemplan la escena. A la derecha, uno permanece arrodillado, pudiendo ser la figura de Longinos, quien clavó la lanza en el costado de Cristo.
La luz de fondo indica el amanecer, el momento del día en el que, según los Evangelistas, Cristo resucitó.





FOTO: Rubén Domínguez.

La Crucifixión (5)
Cristo aparece crucificado en una cruz en tau (forma de T) sobre la que se encuentra la cartela con la inscripción "INRI". Se le representa justo en el momento de su muerte, con los ojos semicerrados y con la cabeza ladeada hacia su madre, la Virgen, quien contempla apenada la escena. Cristo se encuentra coronado por flores de lis que surgen de las gotas de sangre que produce la corona de espinas.
A sus pies, María Magdalena y en el lado contrario a la Virgen, se dispone San Juan Evangelista, quienes acompañan a Cristo en este momento.
Al fondo, un recinto amurallado.





FOTO: Rubén Domínguez.

Evangelista Marcos y Santo Tomás de Aquino (6 y 7)
Sobre fondo dorado con decoración vegetal encontramos al Evangelista Marcos (nº6), fundador y primer obispo de la Iglesia de Alejandría. Se le representa con hábito oriental y con los útiles de escritura que le caracterizan. Porta una cartela sin inscripción.
Santo Tomás de Aquino, representado escribiendo con pluma, vestido de dominico, con una amplia tonsura y con una iglesia, al fondo.







FOTO: Rubén Domínguez.

San Benito de Nursia y San Pedro (8 y 9)
El primero viste como benedictino, con el libro de la Regla de San Benito, amplia tonsura y portando un báculo, aparentemente inacabado.
San Pedro (a pesar de que se identificó después de la realización del retablo, como refleja la inscripción) lee un libro y porta la palma de mártir.





FOTO: Rubén Domínguez.

Santa Catalina de Alejandría y Santa Bárbara (10 y 11)
Santa Catalina de Alejandría porta una palma y un libro, y está vestida en tonos verdes y blanquecinos, con un pañuelo rojizo a la cabeza.
A su derecha, Santa Bárbara se encuentra representada con su atributo más común, la torre donde fue encerrada por su padre.







Santa Bárbara (12)
Es el elemento más moderno del retablo, hecha expresamente para la hornacina central, siendo réplica de una talla alemana del siglo XIII. Se representa a la santa con un cáliz y con una pequeña torre a sus pies.
Está dorada y sustituye a la imagen original de Nuestra Señora de la Asunción (la cual ocupó este espacio en Tubilla del Lago).
El fondo de la hornacina está decorado con motivos vegetales.







Bibliografía:
AA.VV; Historia de Tubilla del Lago; Edita el Ayuntamiento de Tubilla del Lago, 2006.
ÁLVAREZ ÁLVAREZ, Amador y LODOS REDONDO, María José; Iglesia Parroquial de Santa Bárbara de Llaranes y San Lorenzo de Cortina; Azucel, 2001.

domingo, 20 de abril de 2014

San Pedro Apóstol


San Pedro Apóstol
Anónimo, ¿?
Capilla del Santo Cristo y San Pedro
Calle del Rivero (Avilés)

La obra: Esta obra es una escultura exenta que representa a San Pedro Apóstol de rodillas y en actitud suplicante. Si bien no conocemos con exactitud la fecha de su elaboración, sabemos que llegó a la capilla de Rivero el martes 3 de abril de 1945, donada a la misma por una mujer de esta calle que había trasladado su residencia a Oviedo. La obra, de tamaño natural, destaca por el realismo de su rostro y la dulzura de su mirada clavada en el cielo, caracterizada por el arrepentimiento. Porta una túnica blanca con bordados en color dorado y, sobre ella, un manto de terciopelo rojo también bordado en color dorado con motivos vegetales y, en la espalda del santo, el emblema de la cofradía que lo saca en procesión: la del Santo Cristo y San Pedro, compuesto por la columna a la que Cristo estuvo atado en el Pretorio de Jerusalén y donde fue flagelado y sometido a continuas burlas, superpuesto a dos llaves cruzadas, principal atributo de San Pedro como guardián de las puertas del cielo. Este mismo elemento se repite en la parte delantera de la imagen, pendiendo de su cintura y de factura metálica. Calza sandalias y lleva aureola de color dorado y de sencilla hechura. La imagen fue restaurada en el año 2010 en los talleres de Tríptico Restauración bajo la dirección de José Miguel Jiménez, que eliminó la suciedad superficial y el ennegrecimiento causado por las velas. Sale en procesión en Semana Santa cada Martes Santo en la de San Pedro (con un gallo de bronce a sus pies, incorporado en 2006 y realizado por Ignacio Bernardo, siendo donado a la Cofradía por la agrupación Guajes de Rivero el 22 de marzo de 2005) y cada Sábado Santo en la comitiva de la Santísima Resurrección. Además, se organiza otro desfile procesional por la calle del Rivero con motivo de su festividad, mientras que el resto del año recibe culto en la capilla de San Pedro de la misma calle.

Iconografía: La imagen representa a San Pedro arrodillado, juntando las manos, con la mirada clavada en el cielo, recreando el pasaje bíblico de las negaciones de Pedro:

   Estando Pedro abajo, en el patio, llega una de las criadas del sumo sacerdote y, al ver a Pedro, que se estaba calentando, lo mira atentamente y le dice: “También tú andabas con el Nazareno, con Jesús”. Pero él lo negó: “Ni sé ni entiendo lo que tú estás diciendo”. Y se salió fuera, al vestíbulo. La criada, mirándolo, comenzó otra vez a decir a los presentes: “Ese es de ellos”. Pero él lo seguía negando de nuevo. Poco después, los presentes volvieron a decirle a Pedro: “Realmente, tú eres de ellos, pues tú eres galileo”. Pero él se puso a maldecir y a jurar: “¡Que no conozco a ese hombre del que estáis hablando!”. En aquel momento cantó un gallo por segunda vez. Entonces recordó Pedro aquello que Jesús le había dicho: “Antes que el gallo cante por segunda vez, tres veces me habrás negado tú” y rompió a llorar con grandes sollozos.
Marcos 14, 66-72

Dentro de la iconografía hay que resaltar las llaves del cielo, que aparecen en el manto y otra metálica pende de su cintura, y el gallo que fue añadido en 2005 y que hace referencia a “Antes que el gallo cante por segunda vez, tres veces me habrás negado tú”.

El santo: San Pedro fue un apóstol de Jesús y el primer Papa de la Iglesia Católica. Nació en Galilea y murió en Roma entre el año 64 y 67 d.C. Tras ejercer como pescador se unió a Jesús como uno de sus apóstoles. Pronto se convirtió en el más cercano a Cristo. Tras negarle tres veces, tal y como Jesús le había dicho anteriormente, y con la muerte de éste, San Pedro quedará al frente de la nueva Iglesia y se convertirá en el primer Papa, entre los años 30 y 67 d.C., coincidiendo con su cargo como Obispo de Antioquía, finalizado en el 44 d.C, año en el que fue arrestado por Herodes Agripa. Más tarde se escapó y difundió la nueva religión por Oriente. Según la tradición, regresó a Roma donde fue crucificado de forma inversa, cabeza abajo, en el lugar donde hoy se levanta el templete de San Pietro in Montorio. Su tumba fue localizada en 1949 durante unas excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en el Vaticano por orden del Papa Pío XII.

Durante la restauración de 2010.
En la procesión de la Resurrección de 2012.
Bibliografía: 
AA.VV; Semana Santa en Avilés (1947-2002); Ed. Ayuntamiento de Avilés, 2002.

sábado, 22 de marzo de 2014

Capilla de San Juan Bautista


Capilla de San Juan Bautista
Anónimo, s. XVII
Nieva (Laviana, Gozón)

El templo: Se trata de un templo levantado en la parroquia más pequeña de Asturias, con la tipología típica de las capillas rurales de su época (s. XVII) y que ha sufrido numerosas reformas a lo largo de su historia.
Tanto al interior como al exterior la planta es rectangular, con nave cabecera indivisa, únicamente diferenciados por una ligera elevación del presbiterio con respecto al resto de la nave.
Los muros son de mampostería con vanos cuadrados (dos en el Norte y uno en el Sur) reforzados por ladrillo y vigas de madera. Se puede apreciar dos tramos bien distintos de construcción hacia la mitad del templo. El tejado es a dos aguas. Los esquinales y las jambas del arco de entrada son de sillería, mientras que el propio arco, ojival, es de ladrillo sobre el que se abre un pequeño óculo del mismo material. Completan el imafronte una espadaña obra de la última restauración de la capilla, en los años noventa del pasado siglo, semicircular, con un arco de medio punto y rematada con una cruz de metal, y que alberga una campana de reducidas dimensiones con cartela y un detalle en relieve.
Al interior la vieja bóveda de crucería fue sustituida en alguna de las reformas por una cubierta adintelada, y los muros fueron recubiertos en la mitad del inmueble con madera y el testero, tras la imagen barroca de Cristo crucificado, con un marco de terciopelo rojo.
Se completa la cabecera con una imagen de San Juan Bautista y otra de la Inmaculada Concepción. En el interior también destacan un curioso confesionario.

Vista del interior hacia el presbiterio.
Antes de la intervención de los años noventa.
Bibliografía:

PANDO GARCÍA-PUMARINO, Ignacio; Luanco y concejo de Gozón; Everest; 1989.

lunes, 3 de marzo de 2014

San Antonio de Padua


San Antonio de Padua
Anónimo, s. XIX
Capilla de San Lorenzo de Cortina
Llaranes Viejo (Avilés)


La obra: Se trata de una escultura de bulto redondo realizada, probablemente, en un taller popular en el siglo XIX, en madera de nogal policromada. Es de reducidas dimensiones (76x31cm), sigue el canon de las cinco cabezas y fue descubierta a comienzos de este siglo tras el retablo de la capilla, junto a una talla de San Lorenzo y otra cuya advocación desconocemos. Esta obra, que fue guardada tras la Guerra Civil como consecuencia de la reposición de los santos del templo por tallas de las denominadas de Olot, se puede ver en diversas fotografías antiguas de la procesión de San Lorenzo descubiertas en fechas recientes y que datan de 1900, 1920 y 1927.
La imagen está realizada en tres piezas (tronco, libro y peana) aunque, en origen, estuvo formada por cuatro ya que, sobre el libro, se encontraría la imagen del Niño Jesús.
Respecto a la técnica de ejecución, sobre el soporte de madera se aplicó estuco orgánico para las carnaciones, sobre la que se aplicaría la policromía de óleo en zonas del cuerpo visibles y de temple en las vestiduras.
La imagen, que representa a San Antonio de Padua, es hierática y frontal, aunque se hace patente un intento de movimiento al adelantar la pierna izquierda, marcándose la rodilla en el hábito franciscano.
Esta talla fue restaurada por Mónica Ruiz García en el año 2004 ya que presentaba ataques de insectos xilófagos, humedades, proliferación de hongos, clavos oxidados y una gran quemadura en la mano izquierda probablemente ocasionada por la llama de una vela. El cordón del hábito se encontraba deshilachado y la policromía presentaba numerosas lagunas que dejaban ver los repintes que tenía la talla. La policromía original, perdida en más de un 60% estaba compuesta de un tono siena sobre el que se situaron cuadrados de 4x4 centímetros de pan de oro. Esta capa presenta una reintegración volumétrica en la parte inferior, lo que ocasionaría, probablemente, un primer repinte de color verde y, más tarde, uno negro, todos ellos separados por capas de estuco.

Iconografía: San Antonio viste hábito franciscano marrón, ceñido a la cintura con un cíngulo hacia la derecha con tres nudos que representan los principios de su consagración como franciscano: obediencia, pobreza y castidad. Cuenta con una ancha tonsura monacal y calza sandalias (aunque sólo se aprecia el pie derecho que sobresale por debajo del hábito). En su mano izquierda sostiene un libro que es la Santa Biblia sobre el que se situaría, en su momento, el Niño Jesús, que visitó al Santo mientras éste oraba. La representación del joven Antonio se completa con su mano izquierda, que está en actitud de sujetar algo, que bien podría ser un lirio, símbolo del amor virginal consagrado a Dios, Jesús y la Virgen, aunque lo cierto es que no existe documentación gráfica que nos indique que sostuvo en esa mano.

El santo: San Antonio nació en Lisboa el 15 de agosto de 1195, siendo descendiente de aristócratas. En un primer momento fue monje agustino, de cuya orden adquirió una densa cultura y formación. Su ingreso en la Orden Franciscana tiene lugar en 1220 y es en este momento cuando viaja por Europa, conociendo en persona al propio San Francisco de Asís y destacando por su labor como predicador. Es en Padua cuando en 1231, y ya aquejado por la hidropesía, cuando decidió retirarse a Camposampiero. En su camino de vuelta a Padua hace estación en el Convento de las Clarisas Pobres de Arcella, donde Antonio muere el 13 de junio de ese mismo año. Fue canonizado el 30 de mayo de 1232 por el papa Gregorio IX.

Antes de la intervención.
(Foto: Mónica Ruiz)
Procesión de San Lorenzo de 1927.
(Foto: Centro de Interpretación y Documentación)
Bibliografía: 

RUIZ GARCÍA, Mónica; Informe de restauración y conservación. San Antonio de Padua; informe inédito; Escuela Superior de Arte del Principado de Asturias; 2005.
MONTES, José María; Los santos en la Historia (Tradición, leyenda y devoción); Alianza Ed.; 2008; Págs. 65-66.

domingo, 8 de diciembre de 2013

Bienvenida

Interior de la Iglesia de los Padres Franciscanos.
/FOTO: Rubén Domínguez/
   Estimados amigos, volvemos otra vez a retomar este blog de forma complementaria a un proyecto de investigación que estamos realizando sobre el patrimonio religioso en el antiguo Alfouce de Gauzón. 
   Aquí subiremos información y fotografías principalmente de arte sacro aunque también de otros tipos de patrimonio que existen en este territorio, como el civil, el industrial, etc...
   Particularmente siento especial inclinación hacia el arte religioso popular, es decir, las capillas y edificios pequeños de los que nadie habla, y cuya historia intentaré ir desgranando en lo posible en entradas sucesivas.
   El arte y los edificios históricos son la memoria de nuestro pueblo, de cómo vivían nuestros antepasados en nuestra misma ciudad. Es por ello por lo que debemos conservar esta memoria y los edificios y piezas artísticas que nos legaron.
   En el blog trataremos los concejos de Avilés, Castrillón, Corvera de Asturias, Illas, Gozón y Carreño, antiguos formadores del Alfoz de Gauzón y actualmente integrantes de la Mancomunidad Comarca Avilés y la Mancomunidad del Cabo de Peñas.
   Intentaremos mantenerlo al día y completar con fotos, planos y documentos las entradas.
  Por otro lado, si alguien puede y quiere aportar cualquier dato sobre lo tratado, será recibido con entusiasmo para integrarlo tanto en el blog como en el proyecto.
   Sin más, esperamos que disfrutéis de esta nueva etapa.